Martes, 31 de agosto de 2010

Yo...SOY...ZORN!!!: Capitulo 5?

Zorn, secundarios y otras tontunadas parte 2.

?

Los despertares de un se?or de las tinieblas no son nada agradables, para empezar, es de noche, lo cual conlleva muchos problemas cuando los siervos del mismo tratan de saludarlo al despertar, si dices ?buenos d?as?, puede matarte por que estas mintiendo al decir buenos d?as, por que, obviamente es de noche, y si dices buenas noches cree que lo estas mandando a dormir o que has trasnochado, por suerte, Caroline puede decirle lo que se le antoje por la noche cuando se despierta su se?or, Zorn simplemente reniega como un ni?o que no le gusta la comida preparada y se deja hacer, hab?is probado alguna vez a decirle que no a un tren en marcha?, creedme, el tren siempre tendr? mas raz?n que vosotros, sobretodo si est?is en su camino y os empe??is en que no os va a atropellar. En este caso Caroline era un tren blandito y cari?oso, todos los d?as, cuando se levantaba de su cama, abr?a las ventanas del castillo y cantaba cual princesa de-una-marca-registrada-con-una-rata-negra-como-mascota, con una dulzura que pod?a poner enferma a una tarta de queso y fresa, preparaba su desayuno, hacia sus quehaceres, y se ocupaba de los jardines, donde, entre tanta planta carn?vora, salvaje y asesina, hab?a una peque?a esquina donde hab?a podido criar flores silvestres, rosas amarillas (absurdo del todo, maldita sea, una rosa tiene que ser rosa, no amarilla, ni blanca, ni negra...rosa...ROSA!!...las he visto de diferentes colores pero no lo puedo asumir, esa imagen me atormenta, vivo en la confusi?n y no duermo por las noches pensando en este tema!!) y preciosos jazmines, que no obstante, esas plantas viv?an aterrorizadas en su parcelita de tierra mientras las otras plantas mutantes las miraban bastante mal, un mal barrio para unas flores tan ?bonitas?...luego vienen los embarazos, si es que las floristas las plantan como...en fin. La dulce melod?a de Caroline, siempre destacaba entre toda la muerte, la putrefacci?n, la oscuridad y las sombras del castillo, pero era la felicidad de alguien que no tiene miedo a nada, normal cuando eres un monstruo enorme con la fuerza de catorce excavadoras.

Caroline es una persona maravillosa, y una sirvienta y protectora, eficiente, pod?a vestir a Zorn en un santiam?n, y como el se?or de Carlsteinvaina es de tama?o bolsillo, era capaz de manipularlo en el aire para ponerle la ropa como si fuera un camarero showman de Hollywood preparando un c?ctel , Zorn solo se cruzaba de brazos, frunc?a el ce?o y comenzaba a ser vestido mientras la bondadosa Caroline iba manipulando la ropa y al mismo Zorn en el aire, lo cierto es que era muy buena en su trabajo, pero tenia limitaciones, pese a que atend?a todas las necesidades serviciales del se?or del castillo y ensalzaba su ego alz?ndolo en las mas altas cumbres de la servicialidad (existe esta palabra?, bueno, me da igual, deber?a existir!), una cocinera excelente, y una guardaespaldas impecable, las capacidades? de gesti?n no eran lo suyo. Quiz?s por esto, optaron por ?pedir ayuda?, o mas bien, de ?secuestrar la ayuda? de un mayordomo, y donde se cr?an los mejores mayordomos?, en Inglaterra por supuesto...

Tras a?os de servicio en la casa de los Mayfair, se enterr? a su mas leal y eficiente mayordomo en el pante?n de la familia secci?n servicio, los Mayfair se parec?an a los Hellbound en una cosa, cuando mor?an sus sirvientes estaban atados a ellos para toda la eternidad, en este caso, estos servidores ingleses, eran enterrados con sus se?ores para que sus servicios continuaran en el elitista otro lado de los nobles, por desgracia para los Mayfair, en el infierno, hab?a una encantadora parcela para los codiciosos millonarios, donde eran obligados a ser cutres, a vestir barato y comer en restaurantes donde los platos se sirven solos, por que la cantidad de cucarachas que hab?a dotaba de esa capacidad a los platos. Cuando mueres, parece que te sientes mas descansado, todo ese peso corporal estorba bastante, las preocupaciones de lo mundano, de lo f?sico, los deberes, infinidad de problemas, estar vivo era un fastidio, sobre todo para Geoffrey.

Geoffrey Charles Miles VI, fue considerado en vida, uno de los mejores mayordomos de todos los tiempos, era la ?lite de los sirvientes,? pod?a ponerse tan recto, que hacia que los clavos se avergonzaran, y mirar a los extra?os que acud?an al hogar de sus se?ores con tal indiferencia y seriedad, que muchos sent?an la poderosa necesidad de salir corriendo a comprar un esmoquin para poder hablar con Geoffrey, sus capacidades de gesti?n y su incipiente inteligencia hacia de su ayuda imprescindible, desde joven, hab?a sido entrenado y educado para ser la ?lite servicial, quiz?s demasiado, pues Geoffrey tenia unas dotes nulas para intimar, su comportamiento fr?o y desapasionado era insoportable, su iron?a era tan dura e irritante que hacia morder las puertas a la gente al escucharlo, su experiencia con las mujeres era demasiado espor?dica, estaba demasiado centrado en su trabajo y funci?n en la vida como para resultar interesante, lo cual lo convert?a en un ser triste, ir?nico, y resentido, pero tremendamente eficiente, cuando falleci?, sus se?ores le lloraron, y sus compa?eros de trabajo celebraron una gran fiesta, Geoffrey, era demasiado...mayordomo para la salud de la gente que trabajaba con el, hab?a sido bautizado entre los? otros sirvientes como el Mayordomo de Hierro, era implacable, quiz?s esto fue lo que a Zorn le llamo la atenci?n, en realidad, tras su muerte, Geoffrey se sinti? feliz, hab?a acabado su trabajo, y le correspond?a su recompensa eterna en el cielo, casi pod?a ver las puertas, la luz y las trompetas celestiales, amen de las mujeres ligeras de ropa y ese olor tan suave a vainilla...al fin...era libre, cerro sus et?reos ojos de esp?ritu y emiti? el suspiro mas aliviado que jamas suspiro...y entonces, escuchando una risa desagradable, chillona y maligna se sumi? en la oscuridad, otra vez...

Los zombies no necesitan respirar, al menos, no los de verdad, luego est?n los zombies de vud?, que ni son zombies ni son nada, por que no est?n muertos, solo drogados, la cuesti?n es que no tienen esos efectos secundarios que todo buen zombie tiene, carne escasa con piel pegada a los huesos, heridas abiertas, putrefacci?n, incapacidad para sentir dolor, capacidades mentales mermadas, moscas y gusanos...puede que parezca una tonter?a, pero cuando se acerca un zombie a una persona, esa persona siente deseos de correr, cuando se acerca un zombie vud? a una persona, esa persona siente deseos de darle un guantazo para que espabile, no hay nada mas terror?fico, que la mordedura de un zombie, y todo el mundo lo sabe, por que, cuando te muerden, te contagias, ya no solo esta el hecho de que morir?s y te convertir?s en zombie, sino por que esos bichos no suelen lavarse los dientes, y est?n podridos, saben ustedes la cantidad de virus y porquer?as de esas que tiene la boca de un zombie?, exacto...un mont?n. Si la vida hab?a tratado a Geoffrey como un esclavo, la muerte no hab?a mejorado esto, lo hab?a empeorado, la actitud del mayordomo, no obstante, hab?a cambiado...a peor, ahora estaba mucho mas insoportable que antes, mucho mas ir?nico y mucho mas exasperado, por que sabia, que ya no hab?a cielo para el, por no mencionar el incomodo hecho de que era un zombie devorador de carne viva, pero el era un mayordomo entrenado toda su existencia para este trabajo, y ahora..tenia un nuevo se?or, un nuevo castillo, y menos peso corporal, pero una gigantesca cantidad de problemas.

El bueno de Geoff, hab?a cambiado tras su regreso, su piel estaba verdosa y llena de costras, y su rechoncho y sano cuerpo estaba consumido hasta tal punto, que la piel se pegaba a los huesos del no-muerto, su rostro no? vario demasiado, serio, estirado, mand?bula prominente y una coronilla despoblada como un buitre, del que pod?a verse la zona descarnada de una parte de su cr?neo desnudo, anta?o, su nariz aguile?a era todo lo que necesitaba para mimetizarse con alg?n ave carro?era, ahora, el poco cabello que le quedaba estaba despeinado y hab?a crecido algo mas con un tono gris, esta se hab?a desprendido y mostraba dos agujeros nasales, sus ojos, desapasionados y aburridos, permanec?an hundidos mientras su ce?o perennemente fruncido permanec?a para siempre de esa guisa, Geoff nunca sonre?a, y cuando le ordenaban que lo hiciera, pod?a escucharse el crujir de sus m?sculos endurecidos levantar ligeramente el labio hacia arriba, acompa?ado de la ceja, lo cual le daba un aspecto de, a falta de un termino mejor, ?no-me-hace-gracia-nada-de-lo-que-hagas-payaso?, por suerte, aun conservaba su uniforme, ahora lleno de telara?as, polvo y otros insectos, pero eso era algo que a Geoff ya no le causaba demasiada inquietud, estaba perfectamente as?, no desentonaba en absoluto con lo que le rodeaba, es decir, telara?as, polvo y otros insectos, su existencia entre los sucios muros del castillo, se centraban ?nica y exclusivamente en servir a su nuevo amo, sin dejar de lamentarse por absolutamente todo lo que hacia...

Y...se puede decir, que podr?amos estar toda una vida presentando a los variopintos, lugares y personajes que moran los muros de Carlsteinvaina, o las afueras del bosque oscuro, o los pueblos de Huff y Malvaden...pero...seria un tanto absurdo, ya que esto se llama: Yo...soy...ZORN.


Publicado por Bauldros @ 18:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios