Lunes, 01 de octubre de 2007
Para mofa y escarnio p?blico del interesado:


Yo ten?a una cabra y la muy puta se muri?:


Imagen

Primero pong?monos en antecedentes. Partida de Tierras sombr?as, el mejor juego medieval-fant?stico que existe en el mundo mundial, mil millones de veces mejor que el rolemaster, el dungeons o el runequest Vacilando Los personajes estaban todos llegando a una peque?a ciudad al borde del desierto llamada Erion donde una vz al a?o se celebraba un gran festival lleno de canciones, actuaciones callejeras y un tumultuoso mercadillo. Y all?, al mercadillo, fue a donde se dirigi? Ravanna, un mago oriental con una historia de 20 p?ginas que la master tard? semanas en digerir. Y ah? estaba Ravanna en la primera acci?n de la partida recorriendo el mercadillo cuando ve un puesto de objetos m?gicos, como buenos objetos m?gicos que eran todos car?simos y ?l como no ten?a un duro y era un tanto miserable y mala persona decidi? que a pesar de su nula destreza manual y su inexistente capacidad para el sigilo y el subterfugio, se iba a robar alguno. Vio un peque?o anillo sobre una mesa y por alguna raz?n lleg? a la conclusi?n de que un objeto m?gico en la tienda de un mago iba a carecer por completo de protecci?n de tipo dir?amos...m?gico. As? que alarg? su mano para hacerse con el anillo y entonces la primera trampa m?gica salt? polimorfando a nuestro intr?pido h?roe en una cabra. En este punto pod?a haber desistido, haber huido de all? y buscado ayuda o fundado una familia en los montes, pero no hizo nada de eso. Resistiendo el impulso de empezar a subirse a las escaleras mientras alguien toca un arcode?n, decidi? que ten?a qeu hacerse con ese anillo costara lo que costase. Y si antes era torpe con las manos, ahora que eran pezu?as...para qu? decir m?s. As? que decidi? engarzarse el anillo en uno de sus relucientes cuernos, pero entonces salt? la segunda trampa m?gica y una nube de tinte m?gico cubri? a la cabra ti??ndola de un discret?smo tono morado fosforescente que la hac?a f?cilmente divisable a unos 1000 kil?metros para un caracol ciego y que mire en direcci?n contraria. Pero no s?lo sucedi? eso sino que sobre su cabeza apareci? una boca m?gica que no paraba de repetir: "Al ladr?n! Al ladr?n! Llamen a la guardia!" En este punto, encabronado y nunca mejor dicho, Ravanna se trag? el anillo. Podr?a haber renunciado y haber terminado en la c?rcel o en un redil o algo as?, pero ?l quiso llevar el asunto del anillo hasta sus ?ltimas consecuencias y con el objeto bien instalado en su est?mago, ech? a correr por las calles tratando de confundirse con la multitud. Pero si ya es dif?cil que una cabra se confunda en una multitud, una cabra morada con una boca que la llama de todo es a?n m?s complicado. As? que tras una trepidante huida de 20 metros, fue capturado por la guardia delante de una taberna donde la posadera parec?a devanarse los sesos pensando el men? del d?a. Claro, cuando lleg? el mago, due?o del anillo, al lugar donde hab?an capturado la cabra inform? a los guardias de que ese animal, en un arrebato de locura y desquiciamiento intenso se hab?a liado a mordiscos con una mesa hasta tragarse un objeto m?gico y que dar?a 50 po a quien lo recuperara. Por los berridos que pegaba la cabra los guardias llegaron a la conclusi?n de que efectivamente estaba dsquiciada o pose?da o dios sabe qu? y uno de ellos, ni corto ni perezoso, abri? en dos a nuestro cabritillo gan?ndose as? 50 po y matando en el proceso al aguerrido personaje de 20 p?ginas de historia y que no hab?a pasado del preludio. El resto de los guardias, indignados por no conseguir nada de dinero vendieron los despojos a la posadera que prepar? un delicioso estofado de cabra para el resto de los pjs.
FIONN: "El rugido" y LA VICTORIA ES MIA???
Publicado por FIONN @ 14:03  | ROL
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Qu? narices le ech? la posadera para cocinar y servir esa carne con un color tan p?trido.
Publicado por Saria
Jueves, 23 de octubre de 2008 | 14:37
Era socia de los tio del aceite de colza, ya tenia experiencia.
Publicado por hacha
Domingo, 07 de diciembre de 2008 | 22:02