Jueves, 16 de noviembre de 2006
"Por un pu?ado de truchas".


Pues estaba yo recuper?ndome a?n del bochorno sufrido durante el baile de la reina* y pensando qu? horrible tortura ser?a la m?s adecuada para Puck** cuando nos pusimos en marchal. Yo al ser mensajero de la casa real no pod?a permitirme el lujo de perder mucho tiempo en ninguna posada, as? que decidimos que acampar?amos al raso hasta llegar a nuestro destino. Pazair y Puck mis dos fieles exploradores tanteaban el terreno mientras que yo cabalgaba junto a mi amada Morathi y a Dreein el vidente invidente (s? el hombre era ciego y ve?a el futuro y el pasado pero no pod?a ver el poste que estaba ante ?l, os pod?is imaginar qu? agobiante es tener que estar todo el d?a cuidando de este tipo que adem?s era un pervertido y un asalta cunas).
La cosa es que Puck y Pazair encontraron un claro maravilloso en el bosque para descansar, el lugar ten?a sombra, estaba alejado del camino, era un lugar maravilloso lleno de floceritas y de maripositas, vamos que s?lo faltaba ver al Boris saltando de flor en flor...
Decid? que ser?a un lugar ideal para una cena rom?ntica con mi amada Morathi as? que llam? a mis fieles exploradores y fui a buscar algo de comer. Encontramos un arroyo donde cogimos unas truchas (y Pazair un resfriado), a la vuelta yo, que soy el alto elfo mas apa?ao de la historia, prepar? las truchas al fuego mientras que Puck y Pazair se dedicaban a buscar tr?boles de cuatro hojas y el vidente intentaba (no sabemos por qu?) leer un libro que no estaba en braile.
El momento era ideal, el sol poni?ndose, mi amada Morathi tendida en la hierba esperando mis deliciosas truchas y mi cuerpo serrano de postre, Puck despe??ndose un rato por un barranco y dej?ndonos en paz al fin...perfecto.

Pero claro, ?acaso pod?a el master dejarnos en paz por una vez? ?Acaso estoy maldito y jam?s podr? consumar en condiciones mi matrimonio? ?Es que no hay piedad en el mundo? La respuesta es NO. Justo cuando llegaba lo mejor un terror?fico rugido surgi? de la colina que estaba a nuestro lado. Dos osos, imitando a dos locomotoras peludas, cargaban hacia nosotros enloquecidos por el olor de las truchas.
R?pidamente me puse en pie, Morathi tras de mi temblaba y le dije:
- Tranquila, est? todo controlado, tu cari??n se encargar?- despu?s la mand? a esconderse tras un ?rbol, saqu? mi espada y mir? a mi alrededor para ver qu? hac?an mis fieles aliados para ayudarme, el alma se me cay? a los pies...
Pazair al ver a las dos bestias babeantes que cargaban sobre nosotros hab?a decidido con gran celeridad y diligencia explorar los pr?ximos veinte kil?metros de terreno y la verdad es que no cre? que pudiera correr tanto. Puck, el capullo kender Puck, el inaguantable Puck, ese ese mismo, estaba recogiendo plantas, ?l pasaba de todo y recog?a plantas en ese momento. At?nito le grit?:
- Puck ?qu? diablos est?s haciendo?- a lo que me respondi?:
- Busco plantas curativas, para cuando acaben con usted jefe.
Aquello me desalent? un poco, pero no pod?a ceder, no pod?a retroceder ahora cuando Morathi me estaba mirando con el miedo y la lujuria reflejados en su rostro.
Nuestro vidente se dedicaba a correr por el bosque chocando contra todos los ?rboles, y gritando cosas como: ?los ?rboles no me dejan ver el bosque?, ?somos una bolita insignificante en el gran Pim-Ball del universo?, vamos una escena m?s digna de Terry Prachet que de una partida de rol ?normal?.
Y en aquel caos me enfrent? a las bestias.
Mi espada fulgurante se mov?a como una serpiente, los osos apenas pod?an mover un m?sculo antes de que mi arma se interpusiera ante sus ojos, las criaturas poco a poco empezaron a perder su ?mpetu, mi ardor guerrero los estaba asustando y las pobres bestias se dieron cuenta de que jam?s podr?an vencer a tan gallardo luchador, sin embargo el destino nos guardaba una sorpresa.

El vidente, el jodido vidente invidente, ese despojo ?lfico de canas y arrugas, decidi? ser un h?roe. Palpando por el suelo, seguramente buscando una ramita con la que poner fin a su miserable existencia, encontr? mi arco, mi hermoso arco de madera de sauce blanco, con incrustaciones de oro y con pelo de mi amada Morathi trenzado a modo de cuerda. Pod?a hab?rselo pasado a mi mujer para que ella disparara, pod?a dejarlo y seguir buscando lo que fuera que buscara, pero NOOOOOOOOO, ?l ten?a que hacerlo. As? que cogi? el arco, tens? la cuerda y gritando: ?el destino gu?e mi flecha? dispar?.

Y qu? disparo, qu? precisi?n, la flecha vol? recta hacia el blanco como disparada por un dios arquero, con una habilidad sobrehumana la flecha se aloj? entre las v?rtebras de su objetivo mat?ndolo en el acto. No supe que fue lo que me golpe?, s?lo me ca? al suelo sin emitir ni un solo sonido, la flecha parec?a una extra?a flor en mi cuello.
Los osos, suponemos que asustados por lo delirante de la situaci?n, huyeron asustados buscando un poco de cordura en su bosque, mientras el vidente gritaba: ?los he matado ya? Los he matado ya??.

Moraleja: si eres ciego y adem?s idiota perdido, lo mejor que puedes hacer es tirarte por un barranco por favor.

*Yo, como bardo y heraldo real, acud?a a todos los bailes y eventos sociales de la corte donde mis malditos subordinados se emborrachaban, persegu?an a las mujeres y me buscaban l?os en general.
**Puck era un Kender animista que junto con el guardabosques elfo Pazair formaban mi equipo de exploraci?n y cuerpo de apoyo en batallas dif?ciles aunque en realidad s?lo eran unos gorrones impresentables que no serv?an para absolutamente nada.
Publicado por FIONN @ 22:49  | ARISLAN
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Jajajajajajajajajajajaj

No coments -.-


xDDDDDDD
Publicado por Nekromantisist
Jueves, 03 de abril de 2008 | 0:45
Alguien deber?a hacerle una estatua de oro a ese ciego xD
Publicado por Saria
Jueves, 23 de octubre de 2008 | 15:08