Martes, 19 de abril de 2005
Bueno voy a colgar una historia de un personaje, no es nada del otro mundo pero es la mas reciente, ire subiendo chorradas segun se me ocurran:

Nishu, historia de un guerrero



?Ser? hoy el d?a?...
Me despierto mirando la mugrienta techumbre de paja de mi cobertizo, apenas un peque?o cuarto de madera en una amplia calle llena de mas cuartos de madera, una caja que se levanta precariamente sobre el barro del exterior, observo absorto la techumbre que ha empezado a pudrirse y amenaza con venirse abajo en cualquier momento, hace dos d?as llovi? y pase la noche evitando charcos en el suelo y apart?ndome de goteras. ?de hoy no pasa, arreglare esto?
Salgo al exterior sin arreglarme la ropa que esta igual que ayer y que hace dos semanas, se sostiene sobre mi no se muy bien como, pero no hay fuerzas, ni ganas, de arreglarlo?
Dedico la ma?ana a tratar de hacerme con un plato de tallarines, por suerte la camarera de un restaurante cercano es amiga m?a y me saca a la puerta de atr?s un plato, se que quiere reprocharme mi actitud y se que tiene raz?n, que tengo que hacer algo con mi vida, pero no puedo, no tengo fuerzas para ello, con mi aspecto y mi olor no puedo entrar con los dem?s clientes y en el fondo, lo agradezco.
El d?a pasa con una sensaci?n de inutilidad cada vez mas acuciante, las horas se esfuman sin que haga nada y eso me provoca un gran malestar, pero no se que hacer, ya no tengo ganas para seguir y lo ?nico que soy capaz de hacer es mirar como la gente pasa sin mirarme siquiera, todos ellos tienen una vida, r?en, juegan y lloran mientras yo permanezco en silencio bajo la techumbre podrida de mi cub?culo, no es una met?fora pero si lo fuera seria cruelmente acertada.
Llega la noche y no se como una botella de licor barato ha aparecido en mi mano, hoy no ha sido el d?a, hoy sigo vivo, demasiado cobarde para seguir viviendo, demasiado cobarde para matarme, todos, mis hijos, mi mujer y mis padres, todos han pasado al otro lado de forma prematura y solo falto yo, se que me llaman pero no me atrevo a escuchar su llamada, no tengo fuerzas ni para acabar con mi existencia.
Entro arrastr?ndome en mi cub?culo y miro el techo, la paja sigue all?, podrida y sin cambiar, pienso para mi ?ma?ana la cambio? y no se como ni cuando llega el sue?o sin sue?os, el descanso que no es ni tan reparador ni profundo como deber?a?
?Ser? hoy el d?a?...
Me despierto mirando la mugrienta techumbre de paja de mi cobertizo, apenas un peque?o cuarto de madera en una amplia calle llena de m?s cuartos de madera, una caja que se levanta precariamente sobre el barro del exterior



Historia:

LA historia de Nishu no es una historia complicada, nacido en una familia de soldados no tuvo mucha opci?n, lo que recuerda de su infancia son los campamentos, su madre y su abuela rezando y esperando por su padre mientras que el y los otros ni?os jugaban a ser soldados... Si lo hubiera sabido no habr?a jugado a eso, luego se hartar?a de serlo.
En cuanto tuvo edad suficiente para empu?ar un arma aprendi? a usar la lanza, era fuerte y seria un buen soldado de infanter?a, el no era un samurai ni un noble, solo era uno de esos peones que caen en batalla, uno de esos sin nombre que jam?s alcanzan la gloria y la fama, as? lo fue su padre antes que el y as? seguir?a siendo por siempre. Los a?os pasaron, el se caso, su abuela muri? y tuvo dos hijas, todo normal, nunca fue muy cari?oso con su familia, no mas que un hombre normal de su ?poca, no destacaba en nada salvo como oficial, con el tiempo se hab?a hecho un hueco como oficial, como hombre s?lido y de confianza que pod?a sacar el m?ximo de sus hombres, Nishu no era un buen tipo, gritaba sus ordenes y esperaba obediencia ciega, no admit?a fallos o dudas y nunca permit?a a un soldado cejar en algo antes de que el lo hiciera, sus hombres se ten?an que acostumbrar a marchas maratonianas, luchas en condiciones muy adversas y en general a estar siempre en la primera l?nea de todo. Si alguien le preguntaba por que lo hacia, era imposible saberlo, no era por dinero ni por gloria ni poder, era simplemente, por cumplir con su trabajo lo mejor posible.
Llego el d?a de una nueva batalla, mas se?ores feudales luchando contra otros se?ores feudales, mas poderosos mandando a morir a gente como Nishu y su padre por alg?n motivo que ellos desconoc?an.
Su se?or, Rensaburo, ordeno marchar al ej?rcito pero para proteger el campamento dejo atr?s a uno de sus m?s leales se?ores de la guerra, Gendou.
Pero Gendou no resulto ser el hombre leal que todos esperaban y mientras el ejercito luchaba el contacto con el enemigo y cambio de bando arguyendo que su se?or lo hab?a ofendido apart?ndolo de la batalla, las tropas de Gendou desertaron en masa hacia el otro bando no sin antes tomar como rehenes a la familia de Rensaburo y asesinando y masacrando a todo el campamento en el proceso.
Al anochecer, cuando las tropas regresaron la pena y el caos fue inmenso, hombres que corr?an en busca de su familia solo para encontrarlos a todos muertos, gente que lloraba y golpeaba el suelo y gritos, de dolor, de furia, de odio, de traici?n?
Nishu y su padre encontraron a su familia, todas, madre, esposa, hijas, muertas, degolladas y violadas, abandonadas como trozos de carne inservibles tras haber sido ultrajadas de formas que solo un animal podr?a hacerlo, entonces Nishu entendi? todo eso del odio, del honor y la venganza, necesitaba sangre y solo lo saciar?a la de Gendou.
Destrozado por la p?rdida y sin un ej?rcito motivado, Rensaburo se rindi? a sus enemigos que lo ejecutaron junto a toda su familia, Gendou recibi? grandes honores por parte de sus enemigos que lo trataron como un h?roe y el ej?rcito de Rensaburo fue dispersado, pero Nishu y su padre ten?an planes diferentes.
Tras varias semanas de paciente espera averiguaron que Gendou viajar?a a las nuevas tierras que le hab?an concedido por su valor en la batalla, si quer?an acabar con el seria el momento ideal y ya no ten?an nada que perder, Nishu agarro su lanza y su padre su arco y salieron a una misi?n que seria la ultima, no les importaba en absoluto, desde la noche del campamento Vivian una vida prestada, una vida con un solo objetivo y que era acabar en el preciso momento que la de Gendou as? lo hiciera.
Durante un d?a entero corrieron entre pe?as y ?rboles buscando un lugar donde emboscar la comitiva y a al atardecer encontraron un peque?o desfiladero por donde deb?an pasar, era ideal pues un solo tirador podr?a contener un numero ilimitado de hombres all? si era bueno y su padre, era el mejor.
Gendou esperaba una emboscada, tem?a que alguno de los hombres de Rensaburo quisiera venganza, no un pat?tico soldado sino alguno de los otros se?ores que hab?an sobrevivido y que ahora vagaban por el pa?s como perro rabiosos, sin embargo y a pesar de sus medidas, nadie informo de la ausencia de algunos exploradores del margen izquierdo hasta que fue demasiado tarde, una flecha se hundi? en el pecho de Gendou derrib?ndolo de su caballo, a esta flecha la siguieron muchas mas? la tropa era un caos, algunos trataban de reorganizarse para atacar, otros cubr?an a su se?or y muchos quer?an escapar, en todo ese caos el padre de Nishu repart?a muerte indiscriminada mientras el observaba y limpiaba su lanza de la sangre de los exploradores, sin embargo algunos caballeros de Gendou escaparon con su cuerpo y alguien empez? a gritar que aun viv?a y que acabar?an con los asesinos, Nishu miro a su padre, no sabia que hacer pero el anciano sin dejar de disparar le dijo: -no pararan hasta encontrar al tirador y abatirlo, yo estoy condenado, escapa ahora Nishu, nuestra familia esta rota, nuestro linaje ha muerto, al menos asegurate de llevarte a Gendou aullando al infierno contigo.. VETE.- Nishu dudo durante unos instantes pero los gritos de su padre lo pusieron en marcha y escapo en la noche dejando atr?s los gritos de los soldados clamando por la sangre de su padre y el r?tmico estallido del arco al descargar cada flecha.
Los meses pasaron y Nishu no logro encontrar una ocasi?n para atacar a Gendou, este se hab?a vuelto muy cauteloso y el no era como su padre, no era un luchador legendario con la habilidad de diez hombres, la depresi?n lo atrapo y el resto como se suele decir? es historia.



Descripcion:

Nishu es un hombre alto, aunque no demasiado, mas bien en la media tirando un poco hacia arriba, sus ojos y pelo son negros como viene siendo habitual en Jap?n y f?sicamente no tiene ning?n rasgo destacable exceptuando sus cicatrices y una incipiente calvicie, mientras que su pelo delantero es escaso y d?bil no as? el de atr?s que recoge en una coleta a d?a de hoy sucia y descuidada.
Su cara esta cubierta por una pelusilla que nunca llega a ser barba y no deja de ser mas que una sombra permanente que le cubre todo el rostro, si se aseara y cuidara no seria guapo ni atractivo pero tampoco desagradable de ver, es como cualquier hombre que se puede encontrar en cualquier pueblo de Jap?n, no tiene nada especial, salvo el olor y su ropa ra?da y manchada, mucha gente le insiste en que se ba?e y se cuide pero el no ve motivos para vivir, menos para ponerse algo decente. Siempre mira de reojo, como si calculara algo o temiera un ataque, es desconfiado y algo hura?o y es dif?cil verlo sonre?r y ya no hablemos re?r abiertamente. Ahora que no lucha suele dejar su lanza en casa pero jam?s se separa de su cuchillo, no teme las peleas pero no se dejara matar si puede evitarlo.


Publicado por FIONN @ 3:43  | ROL
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios